Los conserjes son unos sapos

cadaver-christmas-bottomfeatured

 

Hoy pillé al conserje sapeándome descaradamente mientras entraba al edificio con varias bolsas de supermercado. No a mí, a las bolsas. Me dí vuelta y lo vi con el pescuezo estirado como una suricata, inspeccionando a distancia mis compras. Él siempre me pone cara de desaprobación. ¿Estará preocupado de mi nutrición? ¿Se creerá oficial de aduanas?

Por supuesto, después de 7 años viviendo acá mi conserje ya está enterado de qué calaña de sujeto soy, así que me tinca que quería saber si acaso mis bolsas traían alcohol (y cuánto). Estaba buscando evidencia para fundamentar sus prejuicios sobre mí. Y hoy jugó Chile con Bolivia, así que efectivamente traía copete para piscolear viendo el partido, además de otros víveres. Le debe producir curiosidad cuánto alcohol a la semana compro y seguro que se imagina lo peor, porque la gente disfruta imaginándose lo peor, sobre todo la gente copuchenta y sapa como él.

No tan querido conserje: no tomo tanto. ¿Por qué cree que a mis casi 36 años tengo un abdomen perfectamente plano, incluso cuando me siento, al contrario de usted y del 95% de mis congéneres?

Mis bolsas traían: un (1) paquete de cebollines, una (1) caja de tomates cherry, veinticuatro (24) yogurts “griegos” de Danone sabor papaya, una (1) caja de avena instantánea y cuatro (4) latas de jurel barato marca Líder*. También: una (1) botella de Mistral de 35° y una Coca-Cola Light de 591 ml., suficiente para tres piscolas.

Una ex me dijo una vez que vivir en edificio con conserje era lo que la detenía de volverse una suelta sinvergüenza. Es cierto que ponen caras de reproche, pero en mí caso es pura patudez, porque quien de verdad me ha visto en algo no es él, sino los nocheros y con ellos siempre me he llevado bien.

Por ejemplo Pancho, militante comunista y más informado que todos mis vecinos analfabetos juntos. Siempre conversábamos. A él le tocó verme entrando con el pedazo de zorra que me robó todas las tarjetas, plata en efectivo y un Blackberry. La conocí en el Subterráneo; había ido con 2 amigos que me dejaron solo. Unas 3 horas después estaba con ella en mi cama en pelota a punto de follar y me dice con voz de caliente: “quiero que me lo metas en la ducha”. Como un idiota gobernado por la callampa, me metí a la ducha. Mientras tanto, ella se vistió y se metió al bolsillo mi billetera y el teléfono. Como no llegaba a acompañarme abajo del agua, salí a mirar qué pasaba y escuché un portazo. Se me pasó la borrachera, me puse pantalones y salí corriendo a atraparla. En el primer piso Pancho me mira, entiende, me pide perdón con los ojos y me dice: “acaba de salir. Iba caminando, no corriendo”. Salgo a la calle: nadie. Una sombra borrosa corriendo allá lejos y un idiota en pantalones y sin polera, ebrio, parado en la mitad de la calle a las 5am.

Pancho se fue, ahora está Ernesto, que me trata de Don. “Oiga, Don Príncipe. Le voy a decir algo, pero no se enoje: puta que era rica esa mina que lo venía a ver. No la he visto más, ¿ya no sigue con ella?”. Sí, es súperguapa, pero no, ya no sigo con ella. Lo digo acá en el blog porque quiero fanfarronear. Me mandó un mensaje hace poco, diciendo que me había querido cambiar, pero ya no. Le mandé un beso de respuesta.

Si yo fuera mentiroso podría tirar el triple.

CONCHADETUMADRE: Chile acaba de empatar contra Carlos Lampe, el arquero boliviano. Qué cagada de partido. No tengo idea de fútbol, pero hasta yo me doy cuenta que jugaron casi todo el primer tiempo sin banda izquierda y que SIEMPRE trataron de entrar por la derecha. Por la cresta, si algo no funciona después de mil veces, ¡¡CAMBIA DE ESTRATEGIA!!. Mena estuvo MIL veces solo por la izquierda, pero nadie le pasó la pelota. ¡¡MIL!! Después en el segundo tiempo, todos los tiros libres se perdieron. TODOS. Contra BOLIVIA po hueon, ¡¡BOLIVIA!!!

*: 790 pesos y 52 gramos de proteína cada una. Con cebolla y cilantro queda rico. El jurel tiene mala fama, pero es que hay gente muy pretenciosa y snob.

Anuncios