Dime derechamente que me quieres cortar el pico…

En vez de decirme que soy “un tipo simpático”. No tengo 15 años, tengo 35. Hace al menos 10 que aprendí a entender lo que significan esos comentarios y a esta altura soy prácticamente un nativo de tu dialecto. “Eres un tipo simpático” es una penectomía simbólica.

Mejor dime: ni cagando me acostaría contigo. Te encuentro un tipo repugnante. Tus genes no pegan con los míos. La evolución no nos trajo a este punto para que tú y yo follemos. Si pasara, sería como un incesto. Si tiráramos, engendraríamos una raza de psicópatas mutantes con colas de chancho, que destruirían lo que más queremos de este planeta. Dime eso y lo entendería. Por favor no me digas que soy “simpático”.

Lo más ridículo de la situación es que yo, caliente de mierda que soy, jamás me puse jote contigo. Tú sacaste las tijeras de la nada. Salimos solos un montón de veces, pero no te hice ni siquiera la más mínima insinuación. Si no lo hice no fue por dármelas de niño bueno, sino por genuina falta de interés y, también, porque debo haber estado feliz tirando con alguien más. Al final de cada salida, con varios copetes en el cuerpo, siempre te dije “te acompaño al taxi” y eso fue todo.

Tal vez es culpa mía, tal vez yo me corté mi propia tula sin querer. Ahora soy “simpático”. Bueno, está bien, qué importa. Eres guapa, pero tampoco tanto. Y además te fijas en puros idiotas o en viejos decrépitos. Mejor anda a meterte con algún enano inculiable, seguro que es mejor opción. Ven a contarme cuando te ponga el gorro.

“Simpático”. La patudez.

tako-sausage-20

Anuncios